Viajar a Roma con Niños

02 de julio de 2018

Acabamos de regresar de uno de los viajes más bonitos a Roma. Lo bueno de tener un marido 'apasionado' de la historia romana es que no necesitamos plano y que llevamos un guía 'especializado' que nos cuenta cada rincón en el 'idioma de los niños'.

 

Librería de obra en DM (con estantería de cristal para facilitar la limpieza) repleta de libros de Roma.


Fotos de Roma enmarcadas y colocadas estratégicamente en nuestra habitación. Pantalla terciopelo EL BIBIO.   


1ª Recomendación: Traslado privado

Nosotros volamos desde Santander, con el vuelo directo de Ryanair (desde Asturias debíamos hacer escalas y con niños mejor evitarlo) y en 2 horas estás en Roma.

Reservamos un traslado privado en VIAJES EL BIBIO. Trabajamos con corresponsales en todas las ciudades y esto hace que puedas dar a tus clientes ese servicio que buscan cuando acuden a una agencia de viajes. El traslado sale un poco más caro, pero merece la pena, puntualidad garantizada, coches de gama alta y muy profesionales (antes trabajaban para el Vaticano).


2ª Recomendación: Hotel céntrico 

La mayor parte de la gente pide "hotel sencillo y limpio" aunque esté lejos... yo prefiero gastar un poco más y alojarme en hoteles céntricos (lo ahorrarás en transporte).

Esta vez escogimos el H. Navona Theatre porque reunía todos esos requisitos. Junto a La Plaza Navona (muy cerca de Bafeto que muchos conoceréis), habitaciones reformadas, personal muy amable y buenísimo desayuno (zumo naranja natural).

Nos permitió desplazarnos a todos los sitios andando (10 min al Vaticano, 30 min Coliseo, 30 min Pl.España...), incluso volver varias veces al día al hotel que cuando viajas con niños es muy importante (se olvida algo, tienen que ir al wc, me duelen los pies de caminar...) con descansar un rato y cambiar el calzado era suficiente para recargar las pilas y seguir descubriendo nuevos sitios.

Navona Theatre Hotel (3*)

3ª Recomendación: Explícales lo que van a ver

Vete a una librería y cómprales algún libro de Roma. Puedes encontrar guías de Roma para niños, comics, libros de Mickey Mouse donde sale la ciudad, de Gerónimo Stilton... Enséñales en tu ordenador los principales monumentos, qué ocurría en ellos... en resumen, dedícales tiempo a ellos y explícales con entusiasmo todo lo que van a ver (cuando lleguen se quedarán con la boca abierta).



Libros que tenemos en casa. Algunos los compramos en Roma.

Una de las mejores cosas que puedes compararles allí son los libros de pegatinas que puedes encontrar en muchos museos, en la tienda del Coliseo (tienen muchísimos) o en alguna librería. Van a venir muy entrenidos en el vuelo de regreso y les va a venir fenomenal para recordar todo lo que han visto.

4ª Recomendación: Motivación y tranquilidad

Seguro que tenéis en algún cajón la cámara compacta que ya no utilizas. Comprueba que funciona y deja que la lleven ellos (importante que lleven una cada uno, sino pelea asegurada). Irán corriendo a la siguiente piedra, fuente, escultura... con tal de hacer la foto.

 
Retrataron todas y cada una de las piedras del Foro Romano y Palatino. Vete a su ritmo, déjalos que jueguen de vez en cuando, que se ensucien, que se mojen en las fuentes. Roma está lleno de fuentes (más de 2000) de agua fresca, lo que se agradece en época de mucho calor y supone un considerable ahorro de dinero en botellas de agua.

¿Sabéis beber de las fuentes de Roma?. Se llaman NASONI (narizones en español) y su forma recuerdan a una gran nariz. Cuando paseas por sus calles se aprecia quién es turista y quién es romano. A los turistas nos entrará el agua por la nariz y beberemos muy poco o nada.

Lo que debes hacer es tapar el chorro con la mano y el agua saldrá por un orificio hacia arriba.



Los niños beberán en todas y cada una de las fuentes para que el agua salga disparada para arriba.



Si a todo eso añadimos que la comida es pasta y pizza y que hay helados de cientos de sabores...está claro que Roma es un destino muy recomendable para los niños.
Enséñales otras culturas desde pequeños. No penséis que sólo los puedes llevar a un hotel con playa y piscina.

"Una vez al año, viaja a un lugar al que nunca hayas ido". Dalai Lama




Siguiente: El poder del Blanco
 

Deja tu comentario

Comentarios

  • Sé el primero en comentar

¿Quieres estar informado de nuestras novedades?

Aceptar

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.